http://www.freeminds.org/doctrine/blood.htm

Re-impreso de la Hoja Informativa Ministerios Betel, de Nov / Dic de 1996  

Reprint of the Sep/Oct 1992 Bethel Ministries Newsletter

Traducido por David García Claussell  

¿La Sangre es PROHIBIDA Entre los Testigos de Jehová? 

Por Randall Watters

La Watchtower objeta comer e incluso las transfusiones de sangre, como la mayoría de nuestros lectores ya saben. Sin embargo, lo que muchos no saben, es sobre sus inconsistencias en su posición en cuanto a la sangre y los fragmentos de la sangre. Creo que la siguiente información será muy eficaz ilustrando las serias inconsistencias en su política que trata con un asunto tan vital.  Innumerables testigos y niños que son testigo han muerto desde que se impuso la prohibición de sangre, que tuvo efecto en el 1945, bajo las directrices del tercer presidente de la Watchtower Nathan H. Knorr. Desde ese tiempo Knorr, muchas dificultades que se relacionan con su posición de la sangre ha surgido y para considerar un voto en las sesiones del Cuerpo Gobernante de la Watchtower, revelando así sus esfuerzos intentando jugar el papel de Dios en este asunto.

La Atalaya del 15 de noviembre de 1963, Pág. 700 {En inglés corresponde a The Watchtower del 15 de feb. de 1963, Pág. 124} le dijo a los testigos de Jehová que ellos no podían recibir todo lo que se saca de la sangre en un tratamiento médico: 

“...porque no sólo es la sangre íntegra sino todo lo que se saca de la sangre y se usa para sostener la vida o fortalecerlo a uno lo que queda bajo este principio.” 

Sin embargo, seis años más temprano ellos habían hecho una excepción en el caso dónde los sueros de sangre se podían inyectar en forma de inoculación. En La Atalaya del 1º de agosto de 1959, página 479, {En inglés corresponde a The Watchtower del 15 de Sept. de 1958, Pág. 575}dice:

“La inyección de anticuerpos en la sangre en un vehículo de suero sanguíneo o el uso de los fragmentos de sangre para crear tales anticuerpos no es lo mismo que el tomar sangre, sea que fuere por vía oral o por transfusión, como nutritivo para fortalecer las fuerzas vitales del cuerpo. Aunque no era el propósito de Dios que el hombre contaminara su corriente sanguínea con vacunas, sueros o fracciones de sangre, el hacerlo no parece estar incluido en la expresa voluntad de Dios que prohíbe la sangre como alimento. Por lo tanto sería un asunto de criterio particular el que uno acepte o no acepte tales clases de medicación.” 

Varias inconsistencias deben señalarse sobre ésta declaración. En primer lugar, posteriormente su declaración en el 1963 la contradice, y sin embargo, ambas posiciones todavía son consideradas como válidas en la actualidad. Ellos, secundariamente, argumentan que la Biblia siempre conecta la prohibición de sangre y su uso como que es un ALIMENTO, y siendo que las vacunaciones no son un alimento, realmente no se aplica de la misma manera. Consecuentemente, ellos están haciendo el tema de la SANGRE COMO UN NUTRIENTE, en lugar de la SANGRE COMO SAGRADA (un tema religioso).  Si ellos realmente creen que la sangre todavía debe ser considerada de la misma manera como está en Gén. 9:4 y Dt.12:23,24, ellos no utilizarían la sangre para nada, sino que siempre la derramarían en la tierra. ¡De hecho, actualmente ellos utilizan este mismo principio para argumentar contra las autotransfusiones! La Atalaya del 1º de abril de 1960, Pág. 223 {En inglés corresponde a The Watchtower del 15 de Oct. de 1959, Pág. 640}se afirma:

“Según el método de manejar la sangre prescrito por la Biblia, la sangre cuando se sacaba de un cuerpo había de derramarse sobre el suelo como agua y había de cubrirse con polvo. (Lev. 17:13,14; Deu. 12:16,23,24; 15:23; 1 Cró. 11:18,19)  Esto se debe a que la vida está en la sangre y tal sangre derramada se considera sagrado delante de Jehová Dios. El pacto concerniente a la santidad de la sangre declarado después del Diluvio todavía es válido hoy día, y abarca tanto la sangre de animales como de humanos, sea la de uno mismo o la de otra persona. En consecuencia, el que se le saque la sangre a una persona, y se almacene y después se introduzca en la misma persona sería una violación de los principios bíblicos que gobiernan la manera de tratar con la sangre.—Gén. 9:4-6.” 

¡Así que por un lado, ellos dicen que usted puede usar partes de la sangre siempre y cuando no sea como “alimento”, sin embargo en otra parte ellos dicen que las autotransfusiones son un pecado porque la sangre siempre debe derramarse en tierra!

Y esto es solamente el principio de sus inconsistencias. Tan tarde como el 1975, a los testigos de Jehová que eran hemofílicos no se les permitió aceptar el tratamiento de usar partículas o derivados de la sangre en su terapia, incluso ni el plasma de sangre y los derivados que contienen los factores de sangre ( vea “Peligros del tratamiento hemofílico” en la revista ¡Despertad!, del 22 de abril de 1975, Pág. 30). 

No mucho después de esto, ellos cambiaron su forma de pensar, pero no lo pusieron por escrito hasta que pasaron otros tres años, cuando en la revista La Atalaya del  1º de noviembre de 1978 (Pág. 30) revocaron su prohibición más temprana, permitiendo utilizar ciertos fragmentos de la sangre. No obstante sólo los hemofílicos que telefonearon a las oficinas de la sede principal de la Watch Tower entre 1975 y 1978 averiguaron que se había cambiado la posición sobre este tema; a los demás que no se les avisó por “teléfono a sus casas” se les dejó siguiendo la vieja ordenanza hasta el 1978.

Los Trasplantes de Órganos 

En La Atalaya del 15 de abril de 1968, Pág. 254-256 {En inglés corresponde a The Watchtower del 1º de noviembre de 1967 p. 702-704} prohibieron los trasplantes de órgano para los testigos de Jehová, tengan presente que ya ellos previamente los habían permitido hasta el 1961. ¡Ellos utilizaron esto para poder fortalecer su posición sobre la sangre, ya que habían alegado que la sangre también era un trasplante de órgano (vea la cita debajo para 1977). ¡Pero nuevamente, en el 1980 cambiaron su posición, permitiendo que los trasplantes de órganos fuesen un asunto de conciencia individual!  Insólitamente, ninguna mención se hizo de que la sangre ya no era un órgano, así que de nuevo uno debe asumir que ellos están contradiciéndose en este punto, ya que todavía se niegan a tener transfusiones de sangre. ¡En el 1984, ellos permitieron los trasplantes de médula ósea - la misma fuente de la sangre! Sin embargo, tener una transfusión de sangre le va ha conseguir una expulsión de la organización.

Debajo se listan algunos de los “hitos” en las declaraciones oficiales de la Watch Tower que consideran la sangre y los trasplantes de órganos: 

*1909*  Hechos 15:1-35 (incluyendo la prohibición de sangre) no se considera como una ley para cristianos. LAS REIMPRESIONES de la revista en inglés que corresponde a The Watchtower del 1909, Pág.  4374.  

*1945*  Se denuncia las transfusiones de sangre como algo pagano y una deshonra a Dios. Esto fue por medio de la revista del 1º de julio de 1945 en las páginas 198-201  (15 de noviembre de 1945 de La Atalaya en español, páginas 340-342).

*1961*  Tener una transfusión de sangre es razón para expulsión, La Atalaya en inglés de1961, p. 63, 64. “En consecuencia con este entendimiento, a partir de 1961 se expulsó de las congregaciones de los testigos de Jehová a cualquiera que pasara por alto este requisito divino, aceptara transfusiones de sangre y manifestara una actitud impenitente.” -- Libro Los testigos de Jehová, Proclamadores del Reino de Dios 1993, Pág. 183

Donating organs (eyes) for transplant up to your conscience. WT, 1961, p. 480.

*1963*  Cualquier fragmento de sangre se considera un nutriente y no ha de ser usado en su tratamiento médico. La Atalaya del 15 de noviembre de 1963, Pág. 700 {En inglés corresponde a The Watchtower del 15 de feb. de 1963, Pág. 124} (También vea la revista ¡Despertad! del 8 de septiembre de 1975, Pág. 27-8.) 

Pregúntele a sus panaderos y fabricantes de dulces si se usa sangre para hacer la lecitina usada en sus productos. La Atalaya del 15 de noviembre de 1963, Pág. 699.

*1964*  Los productos donde se utiliza sangre de reses quedan prohibidos, como los fertilizantes o abonos que contienen sangre. A los dueños de animales domésticos se les dice que es pecado permitir transfusiones para sus animales enfermos. Alimento con sangre no se les debe dar a los animales domésticos. La Atalaya del 15 de julio de 1964, Pág. 447-448 {En inglés corresponde a The Watchtower del 15 de feb. de 1964,  Pág. 127, 128} y se afirma:

“¿Cómo, entonces, tenemos que contestar la pregunta de si sería una violación de las Escrituras el que un cristiano permitiera que un veterinario administrara transfusiones de sangre a un animal doméstico? Positivamente, el hacerlo sería una violación de las Escrituras. El usar sangre para propósitos de transfusión, aun en el caso de un animal, sería incorrecto.  ...¿Qué, hay del alimento para los animales? ¿Se puede usar si hay razón para creer que contenga sangre? En lo que concierne al cristiano, la respuesta es No, según los principios ya mencionados. Por lo tanto, si un cristiano llega a saber que hay componentes de sangre alistados en el rótulo del envase del alimento para perros o algún otro alimento para animales, él no podrá con buena conciencia dar ese producto a cualquier animal sobre el cual tenga jurisdicción. Él no podría concluir que se le podría excusar por hacer eso, porque esto no sería un caso de un animal que matara a otro y se comiera la sangre de la otra criatura. No, eso sería un acto directo de parte del cristiano, uno que lo haría responsable de alimentar con sangre a un animal doméstico u otro animal que le perteneciera. ...Pero ¿qué hay del abono que contenga sangre? Uno que desea mostrar respeto a la ley de Dios sobre la sangre no lo usaría. Es verdad que, según la ley de Moisés, cuando la sangre se sacaba del cuerpo tenía que derramarse en la tierra y entonces ser tapada con tierra. (Lev. 17:13, 14) El objetivo era, no obstante, que la sangre no debiera servir para algún propósito útil al disponerse de ella de esta manera. No se ponía en la tierra con la idea de que sirviera como abono para el campo. Por consiguiente, ningún agricultor cristiano hoy podría apropiadamente derramar sangre sobre sus campos para abonar el terreno, ni usaría abono comercial que contuviera sangre. Tal uso de la sangre sería hacer una ganancia comercial con algo que Dios se ha reservado para sí mismo. Sería una violación de la Palabra de Dios.”   

*1967* Los trasplantes de órganos son una forma de canibalismo y deben ser eludidos.  La Atalaya del 15 de abril de 1968, Pág. 254-256 {En inglés corresponde a The Watchtower del 1º de noviembre de 1967 p. 702-4}(compare con el 1961)

*1977* Las transfusiones de sangres son trasplantes de órgano: “ . . . muchas personas podrían rechazar la sangre simplemente porque es esencialmente un trasplante de órgano que a lo mejor sólo es parcialmente compatible con su propia sangre.” Folleto Los Testigos de Jehová y la Cuestión de la Sangre, 1977, Pág. 41. (compare con el 1961 donde se permitió hasta esa fecha)

“La sangre es un órgano líquido... una transfusión de sangre es un trasplante temporero o transitorio de un órgano líquido. De hecho, indudablemente esta es la razón por la cual es generalmente aceptada en un tiempo cuando el trasplante de órganos se considera experimental.”  Revista ¡Despertad! del 8 de septiembre de 1973, Pág. 15.

*1978* Prohibición de utilizar de la sangre ciertos fragmentos para los hemofílicos se retira. La revista La Atalaya del  1º de noviembre de 1978, Pág. 30 (compare con la revista ¡Despertad!, del 22 de abril de 1975, p.30)

*1980*  Los trasplantes de órgano son una cuestión de conciencia, decidida por el individuo. 
“También se pudiera alegar que hay una diferencia entre los trasplantes de órganos y el canibalismo, puesto que no se ha matado al “donante” para suplir alimento. En algunos casos, personas que han comprendido que su muerte se acerca hasta han donado partes de su cuerpo para que se les use en trasplantes.”  La Atalaya del 15 de septiembre de 1980, Pág. 31

Compare con La Atalaya del 15 de abril de 1968, Pág. 254 que dice:

“...los que se someten a tales operaciones están viviendo así de la carne de otro humano. Eso es caníbal...  Jehová Dios al hombre... no le concedió permiso para que el hombre tratara de perpetuar su vida por medio de introducir en canibalismo en su cuerpo carne humana, ya fuera masticada o en forma de órganos entero o partes del cuerpo de otras personas.” 

*1980* Los trasplantes de órgano son una cuestión de conciencia, decidida por el individuo. La Atalaya del 15 de septiembre de 1980, Pág. 31. (compare con lo que dijeron en el 1967, 1977) 

*1984* Aceptar trasplante de médula ósea es un asunto de su conciencia. La Atalaya del 15 septiembre de 1980, Pág. 31.  

*1984*  Un infante aceptando una autotransfusión de cantidades diminutas de sangre para los propósitos de una prueba depende de la conciencia de sus padres (carta de correspondencia). 

Ha habido mucha especulación acerca de cuál será la próxima posición tomada por la Watch Tower sobre el tema de la sangre.

Es probable que ellos permitirán más cláusulas circunstanciales para sus nuevas interpretaciones de lo que es “legal” y lo que no lo es. Desde el 1978 han ideado cláusulas circunstanciales para los hemofílicos y para la posibilidad de trasplantes de órganos.

Sin embargo, una cosa sí es cierta. Es que si la Watch Tower admite que estuvieron equivocados causarían una muy grande conmoción entre sus filas, así que cualquier cambio debe presentarse como que es “nueva luz” para así poder dar la impresión de que es “Jehová” quien está haciendo los cambios, en lugar de unos cuantos hombres en el Cuerpo Gobernante.

 

Una Carta a la Watchtower Respecto a la Sangre 

Ron y Michelle Leeds de Pembroke Pines, FL., desean compartir con nuestros lectores el siguiente intercambio de correspondencia que tuvo lugar cuando ellos eran miembros de los testigos de Jehová. Michelle señala que la teología de los testigos absolutamente prohíbe las transfusiones y las autotransfusiones. La prueba de gas de la sangre que ella describe incluye retornarle la sangre a un recién nacido. Lo que esencialmente es una autotransfusión. Sin embargo, la Sociedad le dijo que era permisible.

Estimados Hermanos:

Les escribo con respecto algunas preguntas que han surgido en mi mente concerniente a ciertos procedimientos médicos y cómo estos deben atenderse. Mi esposo es un terapeuta respiratorio. Aunque su trabajo específico en el área de la salud tiene muy poco o casi nada que ver con la sangre como sería usada en  una transfusión, pero hay un cierto tipo de prueba médica que él le realiza a los infantes en la unidad neonatal que ha traído unas preguntas a nuestras mentes. Permítame explicarles este procedimiento y plantearles mi pregunta tan sencilla como me sea posible. En la práctica médica, a esto se le llama un “análisis de gas de sangre”. Ésta es una prueba que se les hace a los infantes prematuros para determinar el nivel de oxígeno en la sangre, y el balance del PH, y otros datos vitales sobre el niño. Esta prueba le permitirá a la profesión médica conocer cómo proceder con los tratamientos adicionales. Esta prueba de diagnóstico normalmente se administra a los adultos, también, por medio de lo cual una muestra de sangre se toma, se analiza, y la sangre entonces se descarta después de la prueba.

La pregunta que viene a mí mente es pertinente a estos infantes recién nacidos o prematuros. El procedimiento se describe como sigue: el personal médico primero debe extraer 13 c.c., de sangre mixta y una solución intravenosa de un catéter interno-arterial para asegurar una muestra pura de sangre para el análisis. Entonces ellos coleccionarán una muestra de 0.20.3 c.c., se analiza y se descarta. Pero debido a que un niño en esta fase de su vida tiene tan poca sangre, los primeros 13 c.c. de mezcla intravenosa y sangre tomados deben retornarse al cuerpo del bebé. Esto debe devolverse, de lo contrario el volumen quitado vaciaría el suministro de la sangre del bebé. En infantes prematuros que pesan tan poquito como unas 2 libras (aproximadamente 1 kilogramo), y el volumen de toda su sangre puede ser de sólo unos 80 c.c., que son aproximadamente como unos dos “vasitos pequeños que se utilizan para beber alcohol”. Esto ilustra cuán vital esta cantidad pequeña de sangre es para el infante. Médicamente hablando, el hospital no considera que esto sea una transfusión de sangre, sino sencillamente una prueba normal.  Estoy segura que muchos niños de los testigos de Jehová han tenido realizada esta prueba. Mi pregunta es: ¿cómo se percibe esta prueba bajo la luz de la prohibición de la Sociedad en cuanto a las transfusiones y autotransfusiones?

Mi otra pregunta es respecto a los individuos que son hemofílicos.  Sabemos que estas personas nacen con un factor de coagulación de sangre muy baja. La medicina moderna ahora puede usar “fibrinógenos” para evitar las hemorragias y el factor VIII de sangre por ayudar los hemofílicos. ¿De nuevo, cuál es el punto de vista de la Sociedad Watchtower sobre el utilizar los componentes de sangre para estos propósitos vitales?  A la luz de la  reciente revista de La Atalaya del 15 de abril, por lo tanto estoy ansiosamente esperando su respuesta.

Al Servicio de Jehová, 

Hermana Michelle Leeds

 

La fotocopia siguiente es la contestación que fue dada por el Comité de Servicio de la Watchtower a la carta de Michelle Leeds respecto a las autotransfusiones en cuanto a los infantes. Compare la carta con esta declaración en la revista ¡DESPERTAD! del 1982, lo cual todavía es información que es la “verdad” presente: 

“...los Testigos consideran que estos textos bíblicos excluyen transfusiones de sangre total, de glóbulos rojos empaquetados y de plasma, así como también la administración de glóbulos blancos y de plaquetas. Sin embargo, el entendimiento religioso que los Testigos tienen no prohíbe de modo absoluto el uso de componentes como la albúmina, globulinas relacionadas con la inmunidad y preparaciones para los hemofílicos; cada Testigo tiene que decidir individualmente si puede aceptar éstos.

 

“Los Testigos creen que hay que deshacerse de la sangre que se saca del cuerpo, de modo que no aceptan autotransfusiones de sangre conservada o depositada de antemano.” (revista ¡DESPERTAD!  del 8 de noviembre de 1982, Pág. 25)

Mientras la Watchtower puede conceptuar como “nueva luz” para “clarificar” todas las pequeñas reglas y regulaciones que ellos han hecho durante los últimos 113 años, sin embargo la Biblia NO NOS DICE NADA sobre el tema de las transfusiones de sangre. En el Antiguo Testamento, la sangre se derramaba en la tierra como algo sagrado, ya que esto significaba que la vida de un animal había sido quitada. ¡No obstante las transfusiones de sangre no matan al donante y se usan para SALVAR las vidas! ¿Quién está actuando con el espíritu de la verdad de las Escrituras, y quién está irrespetando la vida?


(Leeds' letter part I)(Leeds' letter part II)

 

 

Traducción:

 

SOCIEDAD DE BIBLIA Y TRATADOS WATCHTOWER

 

EF  29 de julio de1985

 

Sra. Michelle L. Leeds

5117  S.W. 28th Av.

Ft. Lauderdale, FL  33312

 

Estimada Hermana Leeds:

 

Su carta solicitando una respuesta del 3 de julio de 1985, se ha recibido. Sentimos mucho que haya habido un retraso en devolverle una contestación a usted de su carta del 1º de mayo.  Nuestros archivos indican que una contestación se preparó para usted el 31 de mayo, pero por alguna razón nosotros no pudimos localizar una copia de esa contestación. Por consiguiente nos apresuramos para enviarle la siguiente información que esperamos le será útil a su esposo tomando una decisión en la situación de su empleo al cual se enfrenta. 

 

Sugerimos que primero haga una revisión de la información publicada que aparece en las páginas 29-31 del 15 de junio de 1978, de la revista The Watchtower. [Corresponde en español a La Atalaya del 1º de noviembre de 1978 páginas 29-31]  El asunto de retirar sangre y reintroducirla en el cuerpo después de almacenarla se discute primero. Entonces se le da consideración al uso de una máquina cardiopulmonar o una máquina de diálisis al riñón.  El punto es hecho que algunos cristianos concientemente han razonado que la sangre que está fluyendo continuamente y que el circuito externo pudiera considerarse como una extensión del sistema circulatorio.  Ellos lo han considerado comparable a un pedazo de tubería que podría implantarse en el cuerpo para desviar sangre alrededor de un obstáculo en un receptáculo.  Luego se declara lo siguiente:  “Por supuesto, cada cristiano debe considerar cuidadosamente lo que está envuelto en el uso de estos aparatos y otros similares. Pudiera considerar si ve la sangre que está envuelta en este proceso como sangre que claramente ha abandonado su cuerpo y por lo tanto es sangre de la cual se debe disponer o como sangre que fundamentalmente es todavía parte de su sistema circulatorio. (Deu. 12:16).  Entonces puede tomar una decisión que lo deje con una conciencia limpia delante de Dios.—1 Ped. 3:16.”  (Vea respecto a esto también el artículo que aparece en las páginas 25-27 del 22 de junio de 1985, de la edición de ¡Despertad!  Los mismos principios básicos necesitarían dárseles consideración cuando el doctor cristiano o al personal médico se le deja para decidir si o no él o ella pueden ayudar con un procedimiento que involucra retirar y reintroducir sangre en el cuerpo de un paciente.  Por supuesto, quien es el responsable de la decisión para utilizar cierto procedimiento tendría una presión, y a esto se le da consideración en las páginas 215 y 216 del 1 de abril de 1975, de la revista The Watchtower.  [Corresponde en español a La Atalaya del 1º de septiembre de 1978 páginas 535-537] 

 

Bajo la luz de lo que se ha declarado anteriormente, algunos sienten que ellos pudieran someter a sus hijos algunos de los procedimientos como el que usted describió en su carta, ya que el propósito de dirigir la sangre fuera del cuerpo es momentáneo y entonces la reintroducen para atrás en el cuerpo y no es para almacenar la sangre con el propósito posterior de una transfusión sino para realizar una prueba de diagnóstico. Éste es un factor ha considerarse, ya que guarda relación con el asunto de aceptar componentes de la sangre para los propósitos de inmunización.  Otros han rechazado este procedimiento debido a los dictados de su conciencia, así como ellos también se niegan aceptar cualquier componente de sangre como suero.  Por lo tanto, en esta área gris, hay lugar para que cada cual decida sobre el asunto de tal modo que pueda mantener una conciencia clara ante Jehová. -- 1 Timoteo 1:5, 19. 

 

Respecto al tomar componentes de sangre para propósito de inmunización, o en el tratamiento de la hemofilia, nosotros le referimos a la página 30 de la edición mencionada arriba de La Atalaya. 

 

Confiamos que los comentarios anteriores les sean útiles a su esposo al hacer una decisión personal en esta materia mientras le da consideración seria y apropiada a los principios Escritos.  Le enviamos nuestro caluroso amor y saludos cristianos.

 

Sus hermanos al servicio de Jehová,

 

Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower

DE NUEVAYORK

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS: 

¿La Sangre es PROHIBIDA Entre los Testigos de Jehová?
Revisiones sobre el Tema de la Sangre
La Sangre y la Ley de Dios
Críticas a las Transfusiones-La Medicina Libre
Los Testigos de Jehová y el Factor Rh
Evitar el trato: “Es Parte de la Fe de los Testigos de Jehová”
Justo Cuesta Arriba es el Camino  por Gary Busselman                                                  
LA SANGRE ES UNA CUESTIÓN RELIGIOSA

 

Volver a Español 

Ir al Museo del Armagedón  

Contribuciones a Free Minds, Inc.

Crónicas de Betel