http://www.freeminds.org/history/bonanno.htm

 

 

El Escándalo en Malta 

Por Paul J. Bonanno and Kent Steinhaug


Era, y sigue siendo, un hecho bien proclamado por los Testigos de Jehová que cada uno de los miembros que sirven en sus oficinas centrales (con sede en Brooklyn, Nueva York) así como en las demás sucursales extendidas por todo el mundo, tan sólo reciben alojamiento, comida y unos pocos dólares al mes. Eso incluye al propio presidente de los testigos de Jehová. Sin embargo, no hay explicación que justifique la milagrosa habilidad del presidente para hacer hueco en su agenda y tomarse unos lujosos días de vacaciones.


Un reciente ejemplo de esa extravagancia tuvo lugar el lunes, 29 de abril de 1996. El presidente de 6 pies y 4 pulgadas de los testigos de Jehová Milton G. Henschel (quien ocupa la posición más alta en la jerarquía desde el 30 de diciembre de 1992) y el Sr. Walter Farneti (Coordinador de la sucursal de los de los testigos de Jehová en Italia) llegaron a Malta con sus respectivas esposas en una supuesta ‘Visita Pastoral’ (La visita finalizó el 3 de mayo de 1996). Normalmente cuando visita la isla un representante extranjero de los testigos de Jehová se le consigue alojamiento en casa de los testigos de la localidad. Eso está en armonía con el modelo bíblico establecido en el Segundo libro de Reyes, capítulo cuatro, versículo diez, en donde una mujer de Sunem le dijo a su marido: “Por favor, hagamos una pequeña cámara en el techo sobre el muro y pongámosle (al profeta Eliseo) allí un lecho y una mesa y una silla y un candelabro; y tendrá que suceder que siempre que entre a donde nosotros podrá desviarse hacia allí” —Biblia Traducción del Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras. Pero, contrario a lo que los líderes de los testigos de Jehová enseñan a sus miembros ("llevar una vida sencilla"), Henschel decidió al final residir en el lujoso hotel de cinco estrellas de la isla: el SAN GORS CORINTHIA HOTEL. El precio va de las 80 a las 120 liras maltesas (entre 223.48 y 335.22 dólares) diarios.

No era esta la primera vez que Henschel visitaba Malta. De hecho, cuatro años atrás, del 27 al 30 de abril de 1992, Henschel se había alojado en otro hotel de cinco estrellas, el HILTON INTERNATIONAL HOTEL, con los mismos acompañantes. El coste diario por habitación es de unas 60 LM (161.61 dólares). Aunque también su primera visita tenía carácter ‘Pastoral’, Henschel estuvo visitando lugares históricos, como un turista, en lugar de dar atención primordial a su trabajo de evangelización.

 

Al visitar la Catedral de Medina y observar las criptas, se volvió a sus íntimos y remarcó: "Esto es una muestra de que no es la casa de Dios". ¿Qué fue lo que llevó a Henschel a tal conclusión? Debido a que el cadáver de una persona era algo inmundo según la Ley Mosaica, se creía que el dar sepultura a alguien dentro o cerca del templo constituiría una afrenta para Dios y, por consiguiente, una evidente y enorme violación de la santidad del templo. Pero, contradictoriamente con eso, los testigos de Jehová enseñan que la Ley Mosaica fue abolida (Colosenses 2:14, 16, 17). De modo que las observaciones de Henschel son irrelevantes, si se tiene en cuenta las creencias de su propia secta. Además, ¿No es un hecho que los primeros cristianos, cuando eran perseguidos por los emperadores de Roma utilizaron las catacumbas (que eran cementerios subterráneos) como la casa de Dios? De hecho, los cristianos solían referirse a ellos como “coemeteria” (dormitorios), de donde procede la palabra “cementerio”.

Los testigos de Jehová están en la creencia de que sus líderes religiosos están muy al día en cuestiones religiosas. Pero cuando un miembro de la localidad preguntó a Henschel cuál era su punto de vista con respecto a controvertida tesis del Dr. Heinz Warneckehof, de la universidad de Bremen en Alemania, que sostiene que San Pablo experimentó su naufragio en la isla de Cefalonia, al este de Grecia, en vez de Malta, Heschel reconoció no haber escuchado del asunto. 

Después de la primera estancia de Henschel en Malta, un testigo del lugar le escribió una carta personal (ver carta adjunta). El propósito de la misma era hacer saber al Sr. Henschel que algunos testigos malteses percibían que Henschel no había dado un buen ejemplo al hacer todo ese gasto en un hotel de cinco estrellas. ¿Cómo puede alguien considerar que eso sea llevar una "vida sencilla"? Dicha carta jamás tuvo respuesta.

Durante la segunda visita de Henschel a Malta, el Sr. Paul J. Bonanno, un anterior miembro de los testigos de Jehová (el Sr. Bonanno, después de graduarse en la Escuela de Entrenamiento Ministerial en Inglaterra, sirvió como Precursor Especial, anciano y fue también el primer instructor local de la Escuela de Precursores), se puso en contacto a través del teléfono con Henschel. En la breve conversación Bonanno preguntó a Henschel:  “¿Por qué ha estado usted en un hotel de cinco estrellas?” Henschel comenzó a reír y dijo: “Nosotros somos invitados; un hermano se hace cargo de los gastos”. Pero ante la insistencia de Bonanno, quien volvió a preguntar: “¿Por qué en un hotel de cinco estrellas?” El presidente de los testigos de Jehová replicó con arrogancia: ‘eso no es de su incumbencia’, y colgó bruscamente el teléfono.

Al día siguiente, Paul Bonanno volvió a telefonear y preguntó a Henschel: “Si usted se da cuenta de que con lo que está haciendo está haciendo tropezar a los hermanos, ¿Por qué continúa haciéndolo?”  Henschel preguntó: ‘¿Quién es usted?’ El Sr. Bonanno replicó: “Usted sabe quién soy (el Sr. Bonanno se había presentado en la llamada anterior). ¿Puede usted considerar como comportamiento cristiano su manera de actuar de ayer?”.  Henschel contestó: “No hay necesidad de continuar hablando. Cortemos la conversación”. Y de nuevo Henschel colgó el teléfono. (Ver Mateo 18: 6; 1ª Corintios 8: 13). Cuando un periodista del IL-Gens intentó ampliar información relacionada con la visita, la esposa de Henschel contestó: "El no está aquí y además desconozco su horario.” 

Refiriéndose a los discursos pronunciados el 2º de mayo de 1996 en el New Dolman Conference Hall por Henschel y Farneti, el Sr. Bonanno dijo que el tema de Henschel, “Acuérdate de tu Creador en tu Juventud”, basado en el capítulo 12 de Eclesiastés, era exactamente el mismo que había pronunciado cuatro años antes ante los Precursores Regulares (Ver también La Atalaya del 15 de junio de 1984, páginas 12, 13) . Además, ¿Qué sentido tiene explicar a los jóvenes lo que ha de depararles la vejez cuando los creen que la guerra de Dios (Armagedón) está muy cerca?  ¡Parece como si Henschel no compartiera la opinión del resto de los testigos de Jehová en todo el mundo!

El Sr. Walter Faneti, en su discurso, relató el caso de una señora joven albanesa que empezó a estudiar con los testigos de Jehová. En poco tiempo había cambiado drásticamente su personalidad y ahora dedica casi 200 horas cada mes predicando a otros. Pero Farneti se olvidó de contar a su audiencia cuánto tiempo empleaba ella en comprobar qué clase de enseñanzas estaba recibiendo de los testigos de Jehová. Teniendo en cuenta la cantidad de horas que dedicaba a predicar, no parece que le quedara tiempo para seguir el ejemplo de aquellos bereanos de buena disposición: El apóstol Pablo dijo en Hechos, capítulo 17, versículo 11) que ellos  “...Diariamente examinaban las Escrituras para ver si las cosas eran así.”

Raymond V. Franz, quien fue testigo de Jehová por 60 años, y que sirvió como miembro del Cuerpo Gobernante durante 9 años, dijo en su libro In Search of Christian Freedom (“En Busca de Libertad Cristiana”)  página 200 que Henschel y otros directores raramente participaban en el trabajo de evangelización.

Franz añadió, además, que en una de las sesiones del Cuerpo Gobernante, Henschel mencionó que le costaba estar al corriente con los artículos de La Atalaya y que raramente leía la revista ¡Despertad!. Franz continúa afirmando que Henschel confesó también que no disponía de tiempo para prepararse para las reuniones del Cuerpo Gobernante. Franz comentó: “¿Cómo, entonces, podían votar en conciencia para dar el visto bueno a la información cuando ni siquiera habían podido meditar o examinar las Escrituras para comprobarla debidamente? Una vez publicada esa información iba a ser considerada como la "verdad" por millones de personas.”

En esas reuniones del Cuerpo Gobernante se toman importantes decisiones que afectan a todos los testigos de Jehová alrededor del mundo. Un ejemplo de ello es el asunto del trasplante de órganos, del que dijo Henschel que eran “otra forma de canibalismo”.

En el 1980 el Cuerpo Gobernante cambió su punto de vista sobre ese asunto. Pero el daño ya estaba hecho. Muchos, muchos testigos de Jehová ya habían perdido su vida debido a esa posición. ¡Matrimonios que perdieron a su pareja, niños que quedaron huérfanos y padres que se quedaron sin hijos! ¿Por qué? ¡Por obedecer mandatos de hombres!. Una prohibición que se mantuvo en vigor por lo menos desde el 1968 hasta 1980.

Cuando se hicieron falsas predicciones con respecto al año 1975, Henschel recomendó que lo más prudente era simplemente obviar el tema, y que con el tiempo los hermanos dejarían de hablar del asunto.

Con respecto a los líderes religiosos de su tiempo, Jesús dijo en Mateo 23: 3:  “... pero no hagan conforme a los hechos de ellos, porque dicen y no hacen”. —Biblia Traducción del Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras.

En la ¡Despertad! Del 22 de octubre de 1988, Pág. 31, la Wachtower criticaba a otros líderes religiosos por su estilo de vida opulento. Pero las palabras de conclusión se pueden aplicar a sus propios líderes: “Cuando los que profesan ser líderes cristianos adoptan estilos de vida opulentos, ¿no es lógico que otros duden de sus credenciales como verdaderos seguidores de Cristo?.”

Hemos utilizado esta información debido a que los miembros de los testigos de Jehová creen ingenuamente que la posición de sus líderes supone un sacrificio, como se les dice, “contraen un voto de pobreza”. ¿Qué importancia tiene el que, oficialmente, uno reciba tan sólo un puñado de dólares al mes cuando lleva una vida de millonario?


Para más información dirigirse a: Cult Awareness, P.O. Box 50, Gzira, Malta


(carta)

Mr. Milton G. Henchel
Watchtower Bible & Tract Society of Pennsylvania
25 Columbia Heights Brooklyn, New York 1120.

19 de agosto de 1994

Querido hermano Henschel: 

Han pasado unos dos años desde que usted y su esposa, el hermano y la hermana Farneti, vinieron a Malta y me gustaría formularle unas cuestiones concernientes a dicha visita (27-30 de abril de 1992).

(1) ¿Cuál es la razón para que ustedes estuvieran alojados en un hotel de cinco estrellas (Hilton International Hotel), sabiendo lo caro que resulta eso? (unas 60 liras maltesas, unos 161 dólares EE.UU., cuando nuestro salario mínimo semanal es de 40 liras maltesas, unos 109 dólares EE.UU.).

(2) ¿Por qué no se alojó en casa de uno de los 500 publicadores que residen en Malta? (estoy seguro que ello hubiera supuesto un privilegio, similar o incluso mayor que cuando se hace con el superintendente de circuito en su visita).

(3) ¿Por qué, en lugar de dedicar las mañanas a hacer visitas a los lugares históricos de la isla como cualquier turista, no tomó la delantera en acompañar a los hermanos al ministerio? (Jesús puso el modelo para los superintendentes, la predicación del Reino ocupó la mayor parte de su actividad terrestre  1ª Pedro 5: 2,3).

Espero, como hermano responsable, que no se sienta ofendido por estas preguntas tan directas (Ecl. 7: 9). Pero, como un miembro dentro de la organización de Jehová, me considero en el derecho de saber ciertas cosas.

Gracias por el envío de esos cuatro misioneros a Malta. Quisiera aprovechar la oportunidad para manifestar mi cálido amor cristiano a usted y su esposa.

Suyo,


Volver a Español 

 

Ir al Museo del Armagedón  

back to Watchtower History