http://www.freeminds.org/buss/shunning.htm

 

Traducido por David García Claussell  

 

Evitar el trato:

“Es Parte de la Fe de los Testigos de Jehová”
(La Atalaya 15/4/88, Pág. 29)

Por  Gary Busselman

Evitar – escapar de algo, huir, procurar no encontrar: evitar a un conocido

(Diccionario Básico de la lengua Española Larousse)

–Rehuir el trato con una persona. (Diccionario de la lengua Española Básico Norma)

Por qué Funciona  
¿Por qué le tendría miedo a alguien quien me amenace con no hablarme a menos que yo me comporte de cierta manera? ¿Por qué yo castigaría a alguien no hablando con ellos? ¿Por qué hay personas que intentarían una y otra vez ganar la aceptación de un grupo que puede eludirlos sin hablarles e incluso cuando surgiese la oportunidad ni siquiera reconocerles? ¿Cuáles son las recompensas para el evasor? ¿Cuál es la recompensa del evadido?  

Como un anterior testigo de Jehová, he rehuido, y a mí se me ha rehuido. Yo creo que muchos, quizás la mayoría, de las personas cuando son expuestos a lo que es rehuir, o evitar el trato, no les atrae esto en nada. Cuando les explico la doctrina de la expulsión a las personas que no están familiarizados con las prácticas de los testigos de Jehová de evitar el trato, ellos me miran fijamente con escepticismo.

Cuando yo era un testigo de Jehová practicante recuerdo a una mujer quien había sido expulsada y quien tenía niños pequeños y había asistido a una reunión del grupo de los testigos de Jehová un jueves en la noche, este finalizó aproximadamente a las 9:45 PM. Le exigieron que se sentase en la parte de atrás y ella no podía hablar, ni tampoco nadie podía dirigirle la palabra. Cuando salimos de la reunión esta mujer expulsada todavía estaba allí después de las 10:00 PM bien adentro de un barrio residencial con sus niños pequeños y su automóvil descompuesto.  Todos nosotros cumplimos nuestro deber con la Watchtower y la evadimos. No nos ofrecimos para ayudarla. Yo nunca la volví a ver.

Por qué la amenaza de rehuir me ayuda a mantenerme “en línea” está claro para mí hoy. Yo creo que esa misma noche nosotros “libertamos” aquella mujer con su automóvil roto, pero nosotros nos esclavizamos más dentro de la Watchtower. Por dos razones:

(1) Nos apoyamos unos a otro participando en un crimen. Para yo poder aceptar mí propia (verdaderamente no-cristiana) conducta, yo tenía que aprobar, reforzar, aceptar, y condonar la conducta de todos los demás miembros del grupo. El rehuir me dio una ilusión de poder. La ilusión de poder para una persona incompetente es una droga.

(2) Los miembros del grupo modelaron para mí lo que ellos estaban dispuestos hacer para mantener las órdenes de la Watch Tower. Por un momento me puse en el lugar de esa mujer, y supe que no quería estar allí.  Habiendo sido criado por unos padres testigos e indoctrinado por la Watch Tower desde la edad de siete años, toda mi seguridad real estaba atada con la cinta de la Watchtower. Llegar a pensar dejar el grupo era algo inconcebible. Regularmente las porciones fijadas por los testigos de Jehová en las reuniones de grupo tratan sobre discusiones de expulsión, eludir el trato, y las consecuencias por dejar la organización de “Jehová”.

Evadir significa qué, aquellos a quienes antes llamábamos hermanos y hermanas si los encontrábamos ahora en el mercado o en la calle los ignoraríamos. Cuando yo practicaba la evasiva mientras estaba en compañía de otro testigo, el acto de rehuir bajo mi propia perspectiva, era un testimonio mostrando mi lealtad a Jehová. Yo estaba en un nivel de espiritualidad bien alto (una clase de “viaje” religioso). Entre tanto cuando estaba sólo si surgía la ocasión de rehuir yo era menos intrépido, pero si yo pensaba que pudiese haber la oportunidad que otro testigo de Jehová podría estar mirando entonces yo “jugaba el papel” hasta el final. Si se trataba de una situación privada, entonces, me sentía algo incómodo y quizás incluso haría contacto visual o le saludaba con un movimiento de mi cabeza.

Rehuir, o evitar el trato como Abuso Espiritual  

Recientemente, durante una conversación con otro anterior testigo de Jehová, surgió el asunto del abuso. La pregunta fue hecha: “¿Hay en cualquier contexto un envolvimiento con los testigos de Jehová que no sea  abuso directo, abuso indirecto, o un preparativo para un abuso?”  Estuvimos dándole vuelta a esto por alrededor de un par de horas y concluimos que en cada situación que podíamos proponer involucrando a los testigos de Jehová hay un real, o una víctima potencial. En conclusión: Cualquier contacto con un testigo de Jehová o la “madre” organización (la Watchtower) es abuso en el nombre de Dios, es decir abuso espiritual.

El abuso ya sea real o mediante amenaza, física, mental, emocional, y verbal es el poder que ellos tienen sobre sus miembros y a menudo sobre sus anteriores miembros. El miedo, culpa, vergüenza, odio, y más tarde el resentimiento y la ira me mantuvieron con ellos vendiendo las Atalayas en las esquinas de las calles sucias al lado de los vagabundos, y de casa en casa.

Rehuir, o evitar el trato, probablemente sería el peor rechazo para mí como persona, y quizá el castigo más cruel mental, emocional, y psicológico como forma de abuso. Los resultados de rehuir por los testigos de Jehová hechos contra mí fueron un dolor sustancial y un sufrimiento… pero sólo mientras yo le permitiera continuar.

Rehuir, es una Droga...  
...y los usuarios de droga necesitan un prospecto. Yo he notado unas cuantas cosas sobre los abusadores contra las personas y las cosas. Una persona que abusa de otros seres humanos lo hace por una razón. Es igual que cualquier adicción a una sustancia o conducta. El adicto gana algo para él, un “premio”. He hecho una investigación sobre este asunto de adicción y he encontrado algunas conclusiones interesantes. 

Los adictos necesitan drogas, el abusador necesita una víctima. Los evasores están jugando un juego mental y ellos necesitan a un compañero de juego quien siga las reglas.  Rehuir es su droga. Los abusadores necesitan ayuda para llevar a cabo su abuso. Ellos necesitan prospectos (víctimas). Sin sus víctimas ellos no pueden continuar abusando. ¡Las reglas de la Watchtower para eludir deben seguirse por ambos, el evasor y la VÍCTIMA, de lo contrario el rehuir no va a funcionar!   El rehuir se trata de una actuación. Para que funcione mejor necesitan un anfiteatro donde pueda desplegarse, y unos espectadores.

Reconociendo Mi Responsabilidad  
Yo tengo un deber conmigo mismo, a quién yo amo, y con mis muchos seres amados y verdaderos amigos de protegerlos a ellos y a mí mismo del abuso y los abusadores.  

Estamos obligados a protegernos nosotros mismos, incluso de los padres. Hay un límite hasta que punto nosotros les honramos o les obedecemos. Honrar significa proporcionar alimento, ropa, y techo para ellos si nos lo piden, para evitar las reprimendas, sea civilizado en las conversaciones, y acomode a los padres en las peticiones hechas. Honrar a los padres no significa hacerse un blanco de sus abusos de cualquier  tipo que fuese.  El abuso emocional duele tanto como el abuso físico aunque no se vean las cicatrices por fuera.

Evadir es uno de los refuerzos principales de la Watchtower. Cuando los testigos de Jehová me rehuyen, y yo lo permito, esto, al mostrarles respeto por sus reglas, yo sólo estoy reforzándoles su mala conducta y les estoy dando permiso para que la próxima vez lo hagan de nuevo.  En efecto, estoy diciéndole (y a mí mismo) que me merezco ese tipo de trato.

Evadir de forma parcial también es practicado por los testigos de Jehová. Al matrimonio (un testigo practicante, y otro expulsado/ desasociado) se le enseña a practicar el evitar el trato, rehuyéndose en el hogar. Esta práctica es inaceptable para mí y claramente tiene la intención de separar familias. ¿Cómo los testigos de Jehová pueden creerse que ellos están respetando todos los votos matrimoniales exigiéndole como algo espiritual a un cónyuge que ignore al otro? ¿Cómo se puede reducir un matrimonio a solo sexo y negocio? ¿Cómo una pareja puede ser feliz simplemente hablando sobre el jardín, el tiempo y los deportes a las diez de la noche?

Aquí está un pensamiento que tuve un día. Necesito examinar las creencias que me enseñaron (pasadas y presentes, especialmente aquellas que usaron para indoctrinarme, ya que probablemente estas constituyen la base mas fuerte de mis creencias) y verlas como principios cuales, ya sea, los mantendré para guiar mi vida, o como basura, para ser echadas con el resto de la basura. Encuentro los principios en las enseñanzas. Los escribo en un papel, uno por uno, entonces los pruebo, primero solos, luego unos con otros.  En mi caso yo los probé por las propias normas de la Watchtower, luego por mis normas personales, siendo muy cuidadoso de mantenerlos separado. Yo necesité hacer esto hasta que todas, quiero decir TODAS mis creencias fuesen mías, y yo pudiese dar claramente mis propias razones para aceptar la teoría. Si yo rechazaba un concepto, también necesitaba explicar inteligentemente por qué. Para la mayoría de los argumentos tuve que leer dos libros, uno en pro, y otro en contra. Si yo no puedo debatir ambos lados de un tema entonces sé que no entiendo el tema. El dogmatismo y uniformidad por las fuerzas tienen un sólo lado.

Tengo un deber conmigo mismo de probar y establecer mis propios principios, con los que pueda vivir, entonces serle fiel y leal a esos principios o cambiarlos. Las únicas cosas en mi vida que son blanca y negra son el periódico y las películas viejas. Como un libre-pensador – libertado de la Watchtower, continuamente estoy aprendiendo y formando nuevas opiniones propias, y se siente muy bien. Sobre muchos argumentos mi opinión es “yo no sé”.  Y sobre algunos otros es: “No me importa”.

Permitir que un abusador pague por las consecuencias de su conducta no significa que nosotros necesitemos ser abusivos contra ellos. Pero sí significa que yo asuma una posición firme y les deje saber cuál es mi posición. Las doctrinas inconstantes de la Watchtower me molestan y tienden aburrirme mis amigos anteriores testigos de Jehová que sólo me encuentran aceptable cuando el problema es el dinero. No pienso que es aceptable para mí como una marioneta seguir las últimas políticas de la Watchtower, aun cuando yo piense que sean buenas las nuevas políticas.

Lealtad y Amor Confuso  
Cuando sacar alguno de la organización Watchtower se vuelve el enfoque de mi vida y una obsesión encuentro que no puedo ser útil ni para mí ni para nadie más. Cuando yo reprendo a un abusador y lo pongo en su lugar encuentro que ahora puedo ser libre para ayudar a otros que han sido víctimas de estas personas. Los testigos de Jehová quienes tienen por uso y costumbre rehuirme continuaban insertándose en mi vida y lastimándome entretanto yo se lo permitiera. Nunca me han herido directamente los líderes del grupo, sino siempre son mis conocidos y mis propios parientes, y porque siempre me hice disponible para ello. Permitiendo que hicieran de mí una víctima era una situación de impotencia y yo necesitaba un poco de poder. Definir mis límites ante los testigos de Jehová y censurarlos ha sido increíblemente vigorizante. 

Si mi felicidad depende de una persona en especial que deje la organización Watchtower entonces yo he puesto un precio muy barato sobre mi felicidad. Si yo tengo que esperar tener una vida buena y hasta que otras personas, lugares, o cosas cambien entonces no hay ninguna diferencia entre los miembros de la Watchtower y yo, así que muy bien podría regresar bajo el control e influencia “oficial” del grupo.

Por un período de tiempo después de dejar la Watchtower todavía yo le fui fiel a sus líderes y miembros locales. Sin embargo, una vez que probé sus doctrinas con las fuentes fiables y realmente investigué sus antiguas publicaciones, fui libertado mental y espiritualmente.

Recuerden también, que yo, como miembro anterior, puedo hablar con cualquiera. Y ciertamente puedo hablar con ellos. A los miembros actuales es a quienes se les castiga. ELLOS son los que no pueden hablar conmigo, ni leer algo crítico contra la Watchtower, ni incluso leer un libro escrito por un anterior miembro, por órdenes de sus líderes.

Un testigo de Jehová a quien conozco tiene una hija y un hijo. Los dos fueron criados como testigos. La hija fue bautizada por los testigos. El hijo no lo estaba. Como adolescentes la hija y el hijo empezaron a usar tabaco. La hija, puesto que ella fue bautizada, la expulsaron por usar tabaco. Ella se marchó, se casó, tuvo una hija, y dejó de ir a las reuniones, y continuó usando tabaco. El padre no le ha hablado ni la ha visto durante años. El padre jamás en la vida le ha hablado ni ha visto a su nieta.

El hijo también dejó de asistir a las reuniones y se salió de los testigos de Jehová, se marchó, se casó, y tuvo dos hijos, y también continuó usando el tabaco. Pero el hijo, como no fue bautizado, no era un expulsado. El padre tiene una relación continua con su hijo y con estos dos nietos aunque el hijo continúa usando el tabaco.

Si el padre les va a rehuir por su conducta (el uso de tabaco), entonces él tendría que rehuirles a los dos. ¡Pero como él continúa una relación con el hijo yo me inclino a pensar que el pecado imperdonable es ser bautizado por los Testigos de Jehová!


Para ir PERSPECTIVAS por Gary Busselman 

Volver a Español 

Ir al Museo del Armagedón  

Contribuciones a Free Minds, Inc. 

Crónicas de Betel